viernes, 10 de abril de 2009

La recompensa

El Alcatraz Atlántico, un ave que migra desde las costas africanas hasta sus colonias de cría en el norte de Gran Bretaña en los meses de febrero y marzo, pasando por el Golfo de Bizkaia.

Allí lo vimos, mientras navegávamos rumbo a Pornichet, en medio del Golfo de Bizkaia, un aleteo desesperado en el agua nos sorprendió. Nos acercamos y vimos como el ave tenía enredado en sus patas y cuello una red de pesca.

Navegábamos con espi, con unos 12 nudos de viento, pero tras ver la expresión del pobre animal no dudamos en arriar y dar media vuelta, e intentar salvar al animal. Es decir, maniobra de "hombre al agua", arriamos espi, dimos media vuelta, calculamos rumbo y posición y al cabo de un rato apareció en nuestra proa. Subimos el ave a bordo, cortamos la red enredada por todo su cuerpo y finalmente la liberamos.

Llegamos a Pornichet tras un transporte tranquilo y sin problemas, el Ulisses está preparado para su primera cita con el calendario a finales de Abril.

Una experiencia increible, nunca olvidaré la cara del pájaro pidiendo auxilio... una recompensa y un valor más para la vela oceánica y para todos aquellos que amamos el mar.

4 comentarios:

Gelen dijo...

Claro que sí!! que se vea que este deporte convive con el mar, con la naturaleza!!
Mucha suerte!!! Sorte on!!! Segi aurrera!!

Pedro dijo...

Bien hecho Anna!!!

Nos vemos!
Suerte en Pornichet!!

Anónimo dijo...

Ole por ti..Anna.
Me alegro que fuese bien la travesía.

Suerte
Piru

iago dijo...

Sí señor así se hace.

Mucha suerte!!!